Los Cristadelfianos

Son personas religiosas de los siglos XIX, XX, y XXI que esperan la segunda venida de Cristo y el establecimiento del reino de Dios en la tierra.

Alrededor del año 1830 surgieron en los Estados Unidos unas personas religiosas que creían en la interpretación literal de las Santas Escrituras, excepto donde el contexto muestra que se trata de un símbolo o expresión figurada, y en el cumplimiento literal de las preciosas y grandísimas promesas reveladas en ellas, que formaban la base de sus creencias, principios y convicciones religiosas.

Entre las cosas más prominentes que creían y enseñaban están la segunda venida de Cristo y el establecimiento del reino de Dios en la tierra.

Se les conocía como cristadelfianos. "Cristadelfiano" es la castellanización de dos palabras griegas, y significa "hermano en Cristo".

Su Historia Temprana

La historia de estas personas en los Estados Unidos empieza con el Dr. John Thomas, a quien aptamente se le puede llamar el primer cristadelfiano. Por medio de sus incansables labores y estudios de las Escrituras, sacó gradualmente a la luz la Verdad acerca de Dios, la que había estado oculta por muchos años.

Los cristadelfianos en los Estados Unidos, y en realidad en el mundo entero, son el resultado directo o indirecto de sus esfuerzos por traer a luz la Verdad y difundir hacia otros países las buenas nuevas del evangelio del reino de Dios y el nombre del Señor Jesucristo.

Aunque el nombre 'cristadelfiano' sólo ha estado en uso desde 1862-1864, todo verdadero creyente del evangelio, en cada generación, es considerado un hermano o hermana en Cristo y, por lo tanto, un cristadelfiano, aunque él o ella hayan vivido antes de que se usara por primera vez este nombre. Los discípulos de Cristo en el primer siglo, y todos desde entonces, e incluso antes de ese tiempo, todos los que han "andado en la fe de Abraham" eran cristadelfianos (es decir, hermanos en Cristo) tanto como cualquier fiel seguidor del Señor Jesucristo en el presente. En las Escrituras se mencionan como 'hermanos en Cristo', y como 'fieles hermanos' (vea Colosenses 1:2; 4:7, 9-12; 1 Tesalonicenses 1:4; vea también Mateo 12:49-50).

Dr. Thomas y su Búsqueda de la Verdad

Dr. Thomas nació en Inglaterra en 1805. Su padre era un predicador. A la temprana edad de 17 comenzó el estudio de medicina en Londres, graduándose después en el St. Thomas' Hospital, de Londres.

En 1830, impulsado por su conocimiento médico, escribió varios artículos para el "London Lancet", criticando el punto de vista de otros que se interesaban en "la materialidad de la mente" y "el principio vital". En 1832 su padre decidió ir a los Estados Unidos y envió al Dr. Thomas primero. El 1 de mayo de 1832 se embarcó como cirujano del barco "Marquis of Wellesley", desde Londres a Nueva York. El barco tuvo un viaje muy tormentoso; durante la travesía los pasajeros y la tripulación se mostraron religiosos y rogaron al capitán que celebrara un "servicio religioso" los domingos. El buque casi naufraga en Sable Island. El Dr. Thomas resolvió que si llegaba a tierra sano y salvo, dedicaría su vida a buscar la Verdad.

Finalmente desembarcó en Nueva York después de un viaje de ocho semanas. El doctor empezó sus estudios de las Escrituras con ahínco, y pronto entró en contacto con muchos líderes y maestros religiosos, entre los cuales estaban Walter Scott y Alexander Campbell y cuando este último lo persuadió de que se bautizara "para la remisión de los pecados", él aceptó, y de este modo entró en el 'campbelismo', sin conocimiento alguno de la Verdad y sin siquiera saber lo que representaba el campbelismo.

El Primer Sermón

Reconociendo el hecho de que el doctor Thomas era un 'predicador innato', Alexander Campbell lo persuadió para que empezara a predicar, y cuando súbitamente fue invitado a hablar en una reunión, Dr. Thomas leyó el segundo capítulo de Daniel y lo comentó, ya que estaba bien versado en la interpretación de Rollin sobre Daniel. De ahí en adelante continuó predicando, y con celo renovado se dedicó a los estudios de las Escrituras en busca de la Verdad divina.

En 1834 llegó a ser editor del "Apostolic Advocate" [El Defensor Apostólico] y empezó sus exposiciones sobre el Apocalipsis, lo cual concitó mucha atención entre los estudiosos de la Biblia. En 1835 escribió, entre otros artículos, uno sobre "El Bautismo y la necesidad de la Creencia, Arrepentimiento y Confesión".

En los comentarios que surgieron por sus artículos, el doctor sacó a luz muchos "primeros principios de la verdad", que después llegaron a ser el fundamento de la fe de los cristadelfianos. Todos sus argumentos se basaban en el testimonio de la Escritura, y siempre, invariablemente, citaba capítulo y versículo en apoyo de sus afirmaciones.

Entre las enseñanzas populares que el Dr. Thomas refutó estaban: la inmortalidad del alma, un reino en el cielo, un infierno de fuego, un diablo sobrenatural, etc.

Por su estudio de las Escrituras se convenció que la vida eterna era una dádiva de Dios que el Señor Jesús concederá a su segunda venida a todos los que buscan la inmortalidad y creen y obedecen el evangelio del reino de Dios. Descubrió que las Escrituras enseñaban que este reino 'vendría', o sería establecido en la tierra cuando Jesús regrese; que el galardón de los santos era una "amplia y generosa entrada en el reino" (2 Pedro 1:11) y reinarían "sobre la tierra" (Apocalipsis 5:9-10); que el destino de los inicuos era "destrucción eterna"-no tormentos eternos--; que el sepulcro era el "infierno" y lugar de descanso final de los injustos; que el pecado trajo la muerte al mundo; y que cuando se personifica el pecado en la carne o en los gobiernos, éstos constituyen el diablo (o Diabolos-falso acusador).

Importantes Verdades

Durante muchos años de estudios de las Escrituras, el Dr. Thomas sacó a luz las siguientes importantes verdades que se enseñan en la Biblia, lo cual abrió los ojos de sus contemporáneos.

  1. Que el alma es mortal.
  2. Que el "Sheol" y "Hades" de la Biblia, traducidos como "infierno", es el sepulcro.
  3. Que la tierra permanece para siempre.
  4. Que Cristo volverá a la tierra para establecer el reino de Dios.
  5. Que los justos heredarán la tierra y la habitarán para siempre.
  6. Que Palestina es la Tierra Prometida.
  7. Que Israel (los judíos) será restaurado como una nación en su tierra.
  8. Que al regreso de Cristo habrá una resurrección de los muertos.
  9. Que Cristo y los santos serán reyes y sacerdotes inmortales en el reino de Dios gobernando a las naciones por 1000 años.
  10. Que un gran templo-"una casa de oración para todos los pueblos" se construirá en Jerusalén según la profecía de Ezequiel, y habrá una sola religión: la Verdad; y todos los pueblos que viven sabrán, adorarán y obedecerán a Dios.
  11. Que cesarán las guerras, y el pecado y la muerte serán abolidos y destruidos durante el reinado milenario de Cristo.
  12. Que Dios será "todo en todos" al final de los 1000 años, y el reino de Dios continuará para siempre jamás con inmortales habitando la tierra, la cual será llena de la gloria de Dios.
El Dr. Thomas se bautiza en 1847

Alrededor del año 1847, el doctor se dio cuenta que había encontrado la Verdad según está revelada en las Escrituras, y se sumergió en la "única fe" y "un nombre" en el cual hay salvación, y de inmediato empezó a predicar la Verdad dondequiera que iba. Como resultado, algunos de aquellos que lo oyeron creyeron y se bautizaron en la única fe. Sin embargo, la cantidad de los creyentes desde 1850 a 1860 no era muy numerosa; las experiencias de los apóstoles se estaban repitiendo en lo que a los conversos se refiere.

El Nombre "Cristadelfiano"

Fue cuando se produjo el estallido de la Guerra Civil en los Estados Unidos. El doctor fue llamado a Freeport, Illinois, donde los hermanos estaban muy deprimidos por el inminente reclutamiento de soldados, ya que sus creencias y convicciones religiosas eran opuestas a la participación en la guerra, pero como en aquel tiempo eran un cuerpo de creyentes que no tenían un nombre que los identificara como 'denominación', los oficiales no los eximirían como lo harían con los cuáqueros y otras sectas.

"La crisis había llegado", escribió el Dr. Thomas, "algo había que hacer para salvar a los hermanos, en verdad, de ser reclutados. No conocía una mejor denominación que podría darse a semejante clase de creyentes que la de 'Hermanos en Cristo'; Esto declara lo que verdaderamente son, y como los oficiales prefieren palabras antes que frases el mismo hecho queda expresado en otra forma por la palabra 'cristadelfianos' o Hermanos en Cristo. Quedando este asunto resuelto a la satisfacción de ellos, redacté un certificado para ellos" ("Life and Work of Dr. John Thomas", págs. 282-285) [Vida y Obra del Dr. John Thomas].

De este modo, los creyentes llegaron a ser conocidos como cristadelfianos, y tanto las fuerzas Confederadas como la Unión les concedieron exención del servicio militar durante esa guerra.

La Verdad se Difunde en los Estados Unidos

Antes y después de la Guerra Civil los cristadelfianos en todas partes de los Estados Unidos empezaron a predicar las buenas nuevas del reino de Dios y el nombre del Señor Jesucristo basados en las Escrituras, y la Verdad se difundió desde Maine hasta California, desde el Golfo incluso hasta Canadá, y se establecieron muchas asambleas conocidas como 'Iglesias Cristadelfianas'.

"Ekklesia" es un término griego (ek: "fuera de"; kaleo: "llamar") que se ha traducido como 'iglesia'. La palabra expresa la idea de "una asamblea formada de aquellos que han sido llamados fuera de cierto lugar".

La Muerte del Dr. Thomas

El Dr. Thomas murió el 5 de marzo de 1871, en la ciudad de Jersey, Estado de Nueva Jersey, y fue sepultado en el Cementerio de Greenwood, en Brooklyn, Nueva York, donde los cristadelfianos han levantado un monolito tan notable por su obituario como lo fue el difunto en su fascinante vida. En un lado del monumento está escrito lo siguiente:

"Aquí yace en breve reposo a la espera del regreso del Señor desde el cielo.
JOHN THOMAS, M. D.

Autor de 'Elpis Israel', Eureka, Anatolia, Anastasis, Phanerosis, y otras obras. Nació el 12 de abril de 1805. Murió el 5 de marzo de 1871".

En otro lado del monolito se lee:

"Durante toda su ocupada vida contendió ardientemente por 'la fe que ha sido una vez dada a los santos', y a su muerte dejó detrás de sí, como resultado de sus esfuerzos, un cuerpo de personas en diferentes partes del mundo, conocidos como cristadelfianos, para que continuaran esta obra ya empezada".

En un tercer lado se hallan estas palabras:

"En sus obras y disertaciones demostró el carácter antibíblico de la cristiandad popular, y sacó a luz nuevamente la fe de los apóstoles perdida por tanto tiempo-Tu Palabra es Verdad".

A la muerte del Dr. Thomas, la obra de predicar la verdad tal como la sostienen los cristadelfianos recayó sobre los fieles hermanos de los Estados Unidos, Canadá, y Gran Bretaña. Han difundido la verdad por todas partes, y en el presente uno encuentra, de vez en cuando, que algunas de sus enseñanzas son aceptadas por otras denominaciones.

Los cristadelfianos afirman que poseen 'la antigua fe'-el cristianismo de los apóstoles, LA VERDAD ORIGINAL del evangelio que predicó el Señor.

Siguiendo la costumbre apostólica se reúnen cada primer día de la semana para conmemorar la muerte y resurrección del Señor Jesucristo hasta que venga otra vez.

En tales reuniones los hermanos participan de la lectura de la Escritura, exhortación y predicación de la palabra; no tienen ministros ordenados, los hermanos que están capacitados sirven en su turno gratuita y voluntariamente, sin compensación, considerándolo como una parte del servicio a Dios. Aquí presentamos un breve resumen de

Lo Que Creen los Cristadelfianos
  1. Creen que hay UN SOLO DIOS, el Padre y Creador de todas las cosas; que él es inmortal, invisible y omnisciente, que habita en el cielo y llena la tierra y todo espacio por medio de su espíritu. Que las Santas Escrituras son la palabra de Dios inspirada que revelan su divina voluntad y propósito para con el género humano y la tierra (Deuteronomio 6:4; Isaías 45:5; 1 Timoteo 2:5; 1 Corintios 8:6; 1 Timoteo 3:16; Hebreos 1:1; 2 Pedro 1:21).
  2. Creen que Jesús de Nazaret es HIJO DE DIOS e HIJO DEL HOMBRE, que fue engendrado divinamente por Dios por el poder del Espíritu Santo en una madre humana, María, una virgen y descendiente de la casa real de David. Que empezó su existencia en su nacimiento; que fue hecho en todo semejante a sus hermanos humanos; se le dio muerte en la cruz para que el pecado fuese condenado, y debido a que era santo, inocente, puro, y separado de los pecadores, fue resucitado de los muertos para el perdón de todos los que creyeran en él (Lucas 1:30-35; Isaías 53:1-12; Hebreos 4:15; Romanos 4:25; 8:3)).
  3. Creen que el ESPIRITU SANTO es el poder de Dios, esa energía divina por cuyo medio él llena todo espacio y crea y sostiene todas las cosas (Lucas 1:35; Salmos 51:11; Salmos 104:30; Salmos 139:7-12).
  4. Creen que el HOMBRE es una criatura mortal, cuya conciencia cesa absolutamente con la muerte, y que una vida renovada sólo puede lograrse por medio de la resurrección de los muertos (Génesis 3:19; Salmos 6:5; Eclesiastés 9:5, 6; Salmos 146:41; 1 Corintios 15:13-21; Juan 5:28, 29; Daniel 12:2).
  5. Creen que la TIERRA permanecerá para siempre y que se llenará de una raza de hombres y mujeres justos e inmortales, los cuales revelarán la gloria de Dios en su naturaleza divina y todopoderoso poder (Números 14:21; Salmos 72:19; Hechos 15:14; Apocalipsis 21:3; 1 Corintios 15:22; Eclesiastés 1:46; Isaías 45:18). Creen que las alegres nuevas del propósito divino fueron predicadas a Abraham cuando Dios le prometió la tierra de Canaán como una posesión perpetua; a David cuando Dios le prometió un hijo que se sentaría en su trono para siempre; a los judíos cuando se les informó acerca de las promesas de Dios a Abraham y a David, y confirmadas cuando Cristo proclamó el evangelio del reino de Dios; y a los judíos y gentiles cuando los apóstoles fueron por todo el mundo predicando el evangelio (Gálatas 3:8; 7:12-29; Hechos 8:12; Marcos 16:15, 16; Mateo 28:19-29; 2 Samuel 7:12-24; Hechos 2:30-35).
  6. Creen que quienes heredarán las bendiciones prometidas son aquellos de todas las naciones que han creído en el evangelio y han dado obediencia a sus preceptos; y que estas bendiciones serán otorgadas cuando Cristo regrese de donde está, a la diestra de Dios, para resucitar a los muertos, congregar a los muertos resucitados y a los vivos que han sido bautizados para que comparezcan ante su tribunal, y premiará a los justos con la vida eterna y castigará a los inicuos con destrucción eterna; y establecerá su glorioso reino en la tierra (Apocalipsis 22:12; 2 Corintios 5:10; Mateo 25:34; Lucas 14:14; 2 Timoteo).
  7. Creen que en ese tiempo los judíos serán restaurados a Palestina y llegarán a ser los inmediatos súbditos mortales del reino de Dios, el cual será el reino del Señor sobre Israel restaurado, con Cristo y los santos, los inmortales reyes y sacerdotes del reino; que Jerusalén será la ciudad del Gran Rey--la capital del mundo; que en el monte Sión se construirá un magnífico Templo como Casa de Oración para todas las naciones y llegará a ser el Trono del Señor Jesucristo; que todas las naciones adorarán periódicamente en Jerusalén y obedecerán las leyes que proceden del monte Sión y la palabra que será proclamada desde Jerusalén (Jeremías 3:17; Isaías 11:11; 14:1; Jeremías 23:8; Zacarías 6:13; Ezequiel, capítulos 40 al 48; Miqueas 4:1, 2; Isaías 2:1-4).

Los cristadelfianos son estudiantes de la Biblia. Son lectores habituales de ella, y la leen diaria y sistemáticamente conforme a un plan llamado 'El Compañero de la Biblia', que les permite leerla completa en un año; el Antiguo Testamento una vez y el Nuevo Testamento dos veces. Como consecuencia de su devoción a la lectura y estudio de la Escritura, se han convertido en una secta religiosa sumamente ilustrada-"como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad", siempre capacitado y preparado para dar una respuesta de "la esperanza" que tienen.

La esperanza de los cristadelfianos es la 'esperanza' de la Biblia, y se centra en la segunda venida de Cristo y en el establecimiento del reino de Dios en la tierra, cuando "los reinos del mundo" lleguen a ser "de nuestro Señor y de su Cristo" Apocalipsis 11:15). Ellos no participan en las guerras, contiendas y política del mundo debido a su esperanza de reinar con Cristo en la tierra. Llevan una vida pacífica y tranquila en este mundo actual, en obediencia a la ley de Dios y a las leyes de los hombres, mientras esperan la venida del Señor, quien establecerá la "gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres".

Entienden que vendrán sobre la tierra tiempos peligrosos, guerras y rumores de guerras, angustia, hambre, etc., antes de que el Señor reaparezca, y no cesan de advertir a los demás de semejantes cosas.

Entienden también que vendrá un mejor día y un mejor mundo cuando regrese el Señor, y ellos se están preparando para ese día, para que puedan ser dignos de la aprobación del Señor y obtengan la bendición de la vida eterna, y participen en aquellas cosas y acontecimientos verdaderos de aquel tiempo glorioso en que el Señor se presentará.

"Escudriñad las Escrituras", dijo Jesús.

"Probadlo todo", dijo Pablo.

* * *

Sus comentarios o preguntas sobre el contenido de este folleto, o de cualquier tema bíblico, son bienvenidos.