La Llave Para Entender la Biblia

Capítulo 10
El Diablo


1. En el principio Dios creó todas las cosas. ¿Creó un diablo?

No. "Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera" (Génesis 1:31).

2. ¿Qué significa la palabra diablo?

Es una palabra griega, Diabolos, y significa un difamador, falso acusador o calumniador, algunas veces se usa en plural como en 1 Timoteo 3:11: "Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras". En 2 Timoteo 3:3: "Implacables, calumniadores", y en Tito 2:3: "Las ancianas [...] no calumniadoras".

3. ¿Se menciona la palabra "Diablo" en el Antiguo Testamento?

No. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento sólo se menciona la forma plural--"diablos". Véase Deuteronomio 32:17, también Mateo 8:31.

4. El nombre Lucero, refiriéndose a Lucifer, que se menciona en Isaías 14:12, ¿ es el diablo?

No. El término Lucifer significa "estrella de la mañana" o "lucero", y se refiere al Rey de Babilonia, quien se había exaltado a sí mismo por fama. El versículo 16 de Isaías 14 declara categóricamente que Lucifer (Lucero) es un hombre: "¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra"? Note el versículo 4: "Pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia". El clímax del capítulo 14 de Isaías se halla en el versículo 15, donde se dice que el rey de Babilonia (Lucero) es derribado hasta el Seol [infierno, sepulcro]. Un cuidadoso estudio de Isaías, capítulo 13, versículo 17, muestra que Babilonia fue derribada hasta el infierno, por así decirlo. Los medos fueron contra la poderosa estrella matutina, Lucifer, y Babilonia fue destruida y nunca más será habitada (Isaías 13:20).

5. La Biblia habla de una batalla en el cielo. Apocalipsis 12:7 y 9 hablan acerca del Diablo y Satanás que fueron arrojados a la tierra. ¿No es esto una prueba concluyente de que el Diablo es un ángel caído?

Sírvase notar que el Apocalipsis se dio "para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto" (Apocalipsis 1:1), y en el capítulo 4:1: "Yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas", es decir, después del año 96 de nuestra era. Esto elimina la idea de que el diablo ha existido desde el tiempo de la creación. Apocalipsis es un libro de símbolos.

6. En Ezequiel 28:13, leemos: "En Edén, en el huerto de Dios estuviste". ¿No se refiere aquí el pronombre "tú" al Diablo?

No. El versículo 12 (Ezequiel 28) dice: "Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro". Tiro fue una vez una hermosa ciudad ubicada en la costa del mar Mediterráneo, "perfecto eras en todos tus caminos [...] hasta que se halló en ti maldad".

"A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste--yo te arrojaré por tierra--espanto serás, y para siempre dejarás de ser" (Ezequiel 28: 16, 17, 19). En Ezequiel 27:32, 36: "¿Quién como Tiro, como la destruida en medio del mar? [...]. Para siempre dejarás de ser". La destrucción de Tiro está bien explicada en Ezequiel 26. La ciudad no había de ser reconstruida (v. 14). Sería un lugar para extender las redes (v. 5). Las riquezas de la antigua Tiro se habían obtenido por medio de corrupción y soberbia, así que Dios la sacó de su categoría de belleza edénica, y dijo: "Y para siempre dejarás de ser". La gente que cree en un Diablo inmortal tomará expresiones figurativas como "En Edén, en el huerto de Dios, estuviste", y tratan de probar que el que estuvo en Edén fue el Diablo mismo.

7. ¿Puede dar el significado del término "Diablo" y de palabras afines que se hallan en la Biblia?

La respuesta a esta pregunta se cita en su totalidad, tal como la dio un cristadelfiano, el hermano C. H. French, de Australia:

EL SIGNIFICADO DEL TERMINO "DIABLO" Y PALABRAS AFINES.

Tengamos una definición clara en cuanto al significado de las siguientes palabras:

"Diablo"--Del griego--un calumniador o acusador; diabolos--de "dia" (a través), y "ballo" (lanzar), esto es, "lanzar a través".

"Satanás"--Una palabra hebrea que se dejó sin traducir--significa "un adversario".

"La serpiente antigua"--El símbolo del pecado, el medio por el cual entró el pecado en el mundo del hombre, por la mentira de la serpiente. "No moriréis" (Génesis 3:4).

"Dragón"--Un símbolo del mal; un jeroglífico, del Apocalipsis; un sistema eclesiástico pagano y mundial, que, al tiempo del fin, será destruido por Jesús a su venida. Se menciona en Apocalipsis, capítulos 12, 13, 16-18, y significa el "poder de siete cuernos y siete cabezas". La totalidad de estos términos se ha juntado en la descripción que da Jesús en Apocalipsis 20:2, y este poder maligno será atado por él a su venida por mil años (Apocalipsis 20:1-4).

EL DIABLO DE LA BIBLIA

Veamos ahora el significado del diablo que se menciona en la palabra de Dios. En pocas palabras, es la personificación del pecado, según se manifiesta por medio de la naturaleza humana, resumida en 1 Juan 2:16 como "los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida"--la suma total del poder del pecado, diablo, Satanás, serpiente que se originó como resultado de la tentación en Edén, y que ha producido una continua batalla entre los impulsos naturales y espirituales del género humano. Esto está demostrado en la Biblia, como sigue:

Porque en Hebreos 2:14 se nos dice: "Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él [Jesús] también participó de lo mismo, para DESTRUIR por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, AL DIABLO". Esto significa que Jesús era, necesariamente, hecho en todo semejante a sus hermanos a fin de que, por ser obediente en todo, no cediera a los deseos carnales; y, aunque tentado en todo como sus hermanos, venciendo y triunfando sobre los deseos carnales--y por mantener esta actitud hasta el grado de ofrecerse a sí mismo en sacrificio, su muerte fue la destrucción o anulación del poder diabólico, él es el único que ha logrado esto.

Debido a que está claro que este poder diabólico y satánico es la mente carnal, que el apóstol Pablo dijo que es "enemistad contra Dios", y que "ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz" (Romanos 8:6-7).

"Pero [Jesús] decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. Porque d dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre" (Marcos 7:20-23). Este es un muestrario de la mente carnal--en otras palabras, el diablo.

Y el apóstol Santiago dijo: "Cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido" (Santiago 1:14-15). Esta concupiscencia o deseo carnal es inherente en la naturaleza humana, y cuando se despierta y no se restringe, surge el pecado.

Por consiguiente, el apóstol Pablo dijo que "el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí" (Gálatas 5:17). Por lo tanto, se puede percibir que esto procede de adentro.

De modo que el diablo, que se menciona con tanta frecuencia en el Nuevo Testamento (pero no en el Antiguo), es un término que se aplica a los hombres que están llenos de malos deseos; por ejemplo:

(1) Apocalipsis 2:10: "El diablo echará a algunos de vosotros en la cárcel"--en otras palabras, el poder gobernante pagano de ese tiempo, que puso en prisión a algunos de la iglesia de Esmirna.

(2) Hechos 5:3. Con respecto a la mentira de Ananías y Safira, Pedro dijo: "¿Por qué llenó Satanás tu corazón [...], por qué pusiste esto en tu corazón?". En otras palabras, la mente malvada de ambos que concibieron la mentira.

(3) Hechos 13:10. Elimas, el mago, procuró evitar que el procónsul oyera el evangelio. El apóstol Pablo le dijo: "Hijo del diablo"--en otras palabras, un hombre de deseos y pensamientos malignos.

(4) 1 Timoteo 4:1. El apóstol Pablo previene a Timoteo contra las "doctrinas de demonios". En otras palabras, la falsa enseñanza de los hombre en esos días.

(5) Juan 6:70. Jesús dijo: "¿No os he escogido yo a vosotros los doce, y uno de vosotros es diablo?". Aquí el diablo era Judas--un hombre de malos deseos y el traidor.

(6) Mateo 16:23. Jesús dijo a Pedro: "¡Quítate de delante de mí, Satanás!". Pedro había intentado disuadir a Jesús de que subiera a Jerusalén, y de este modo evitar que cumpliera el Gran Sacrificio. Por lo tanto, Pedro, en este caso, llegó a ser un "adversario" o un "satanás".

El apóstol Padre dijo: "Vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar" (1 Pedro 5:8). El versículo 9 muestra que este 'diablo-león rugiente' eran las aflicciones ocasionadas por el poder perseguidor de esos días, cuya mente carnal era precisamente opuesta a la mente de los seguidores de Cristo, o cristianos, según se describe en 1 Pedro 4:1-4.

Además, el significado de la metáfora, "león rugiente", sería entendida más rápidamente por los conversos de aquellos días quienes, en su mayor parte, eran iletrados y no sabían leer.

Así, pues, la mente carnal es el diablo, o satanás, luchando contra la mente espiritual o la voluntad de Dios; por lo tanto, el diablo no es sobrehumano, sino humano, como se verá en los siguientes versículos:

(7) "Vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne" (Romanos 13:14).

(8) El apóstol Pablo dijo: "Si vivís conforme a la carne, moriréis" (Romanos 8:13).

(9) "La paga del pecado es muerte" (Romanos 6:23).

Siguiente: Pasado, Presente, Y Futuro De La Raza Hebrea


<< La Llave Para Entender la Biblia