La Llave Para Entender la Biblia

Capítulo 7
La Oración


1. Cuál es el propósito de la oración?

La oración es para reconocer y glorificar a Dios, buscar guía divina, pedir perdón y clemencia a Dios, y hacer petición de bendiciones temporales de las cuales Dios sabe que tenemos necesidad (vea la oración del Señor).

2. La oración, ¿es un deber o un privilegio?

Ciertamente, los seguidores de Cristo debemos considerar la oración como un deber, porque Cristo amonestó a sus seguidores de esta manera: "La necesidad de orar siempre" (Lucas 18:1). También tenemos las palabras de Pablo: "Orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5:17). Sin embargo, la oración es mucho más que un deber. Es uno de los privilegios más gloriosos que los hermanos en Cristo pueden disfrutar en esta dispensación.

3. ¿Cuál es el significado de las palabras de Pablo, "orad sin cesar"? (1 Tesalonicenses 5:17).

En esta declaración, parece que Pablo estaba diciendo a los hermanos que nunca podrían alcanzar una etapa en que podrían eliminar la oración de su vida. Ellos no podían dejar de hacer de la oración una parte habitual de su vida espiritual, así como tampoco podían dejar de hacer del comer y dormir una parte habitual de su vida natural.

4. ¿Cuáles son algunas de las calificaciones de una oración aceptable?

Una oración aceptable debe estar dirigida al Único Dios de la Biblia (Juan 17:3), debe hacerse en el nombre de Cristo (1 Timoteo 2:5), y debe estar en absoluta conformidad con el plan y propósito revelados de Dios.

5. ¿Es necesario que oremos por algo que Dios ya ha prometido que van a ocurrir?

Sí, deberíamos orar incluso por aquellas cosas que Dios ya ha predeterminado que ocurrirán. Un excelente ejemplo de esto es la petición "venga tu reino" (la oración del Señor).

6. ¿Sirve en realidad de algo la oración de los justos?

Sí. "La oración eficaz del justo puede mucho" (Santiago 5:16).

7. ¿Se nos permite orar por bendiciones temporales específicas?

No. Debemos orar a Dios para que nos provea de las bendiciones que él sabe que estamos en necesidad (Mateo 6:8), "El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy" (la oración del Señor).

8. ¿Se nos permite que en la oración nos entreguemos a la auto-alabanza?

No. Considere el caso del fariseo y el publicano (Lucas 18:10-14).

9. ¿Puede usted recordar la oración del Señor? ¿Ha considerado cuidadosamente su significado?

10. ¿Qué promesa específica se ha hecho al justo referente a la oración?

"Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones" (1 Pedro 3:12).

Siguiente: La Trinidad


<< La Llave Para Entender la Biblia