La Verdad Bíblica Acerca de... Lucifer

"¡CÓMO CAÍSTE DEL CIELO, OH LUCERO, HIJO DE LA MAÑANA!"

El nombre "Lucero", refiriéndose a Lucifer, se halla una sola vez en las Escrituras, en la cita recién señalada, en Isaías 14:12, y la creencia popular que sostienen muchos es que esta es una referencia que SÓLO SE APLICA AL DIABLO. Durante muchos siglos se ha enseñado a la gente que este misterioso personaje estuvo una vez en el cielo, pero que fue arrojado debido a su rebelión contra Dios. Por qué se tiene semejante creencia, es difícil de entender, como se verá por lo siguiente. Aquí está el versículo completo:

"¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte" (Isaías 14:12-13).

¿ES LUCIFER EL DIABLO?

Si se sostiene la idea popular de que Lucifer es "el Diablo" y que arrojado del cielo, entonces estos versículos se contradicen porque, ¿por qué querría Lucifer "subir al cielo?" ¿Cómo podría levantar su trono junto a "las estrellas de Dios", en vista de que un rebelde en el cielo es una imposibilidad? Dios es supremo y siempre lo ha sido. Además, ¿cómo podía Lucifer "debilitar a las naciones" y "ser cortado por tierra?" ¿No tendría mucho menos poder sobre los demás después de ser "cortado por tierra"= ¿Por qué desearía él sentarse "en el monte del testimonio, a los lados del norte"?

¿QUÉ SON LOS "LADOS DEL NORTE"?

Estudie qué significa "los lados del norte". La respuesta se halla en Salmos 48:2 - "Hermosa provincia, el gozo de toda la tierra, es el monte de Sión, a los lados del norte, la ciudad del gran Rey". Así que, por alguna razón, Lucifer deseaba tener control de Jerusalén. Entonces en el versículo 15 se le dice que sería "derribado hasta el Seol, a los lados del abismo". De este modo, sería enterrado, y si así fue, no podría estar perturbando a las naciones. El versículo 16 añade: "¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra?" De modo que él era un hombre. Los versículos 18-20 hablan de su fin y lo comparan con otros reyes de las naciones que fueron depositados en el sepulcro con honra. Entonces, aún en relación con este así llamado 'Diablo', que la creencia popular imagina que es Lucifer, el versículo 21 dice: "Preparad sus hijos para el matadero".

¿CUÁL ES LA SENCILLA VERDAD DEL ASUNTO?

El relato completo tiene que ver con el Rey de Babilonia. "Porque yo me levantaré contra ellos, dice Jehová de los ejércitos, y raeré de Babilonia el nombre y el remanente, hijo y nieto, dice Jehová" (v. 22). Así que si a los hijos de Lucifer se les quitaría la vida, esto también lo incluiría a él, y este penoso fin que se menciona en el versículo 20 no podría aplicarse al Diablo, el cual se supone que es un ser espiritual todo poderoso, con cuernos y pezuñas, y que se supone que tortura a la gente eternamente.

No es razonable que alguien crea que el Lucifer de Isaías 14:12-19, 21 sea un ángel caído con poderes mágicos, y que al mismo tiempo sea "cortado" "como vástago abominable", "pasado a espada" y sus hijos destruidos. ¿Quién era esta persona, y qué había hecho para traer sobre sí semejante castigo? ¿Por qué no estudiar el capítulo entero en vez de sacar sólo dos versículos, y tejer a su alrededor la historia de un personaje mítico con poderes extraordinarios?

Con este pensamiento en mente, lea el comienzo de Isaías 14: "Porque Jehová tendrá piedad de Jacob, y todavía escogerá a Israel, y lo hará reposar en su tierra; y a ellos se unirán extranjeros, y se juntarán a la familia de Jacob. Y los tomarán los pueblos, y los traerán a su lugar; y la casa de Israel los poseerá por siervos y criadas en la tierra de Jehová; y cautivará a los que los cautivaron, y señorearán sobre los que los oprimieron".

EL REY DE BABILONIA:

Ahora lea cuidadosamente las palabras de los siguientes versículos: "Y en el día que Jehová te dé reposo de tu trabajo y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir, pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: 'Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro!" (Isaías 14:3-4). Entonces continúa el relato y describe la ruptura final del poder de Babilonia y de su rey; y entonces en un estilo descarnado, lo describe en palabras de un simbolismo sarcástico: 'cómo había caído de su alto cargo como gobernante del mundo, y cómo había sido humillado.

Cualquiera que lea la maravillosa interpretación que hizo Daniel del sueño de Nabucodonosor (Daniel 2:37) verá qué posición tan orgullosa había tenido este rey, porque Dios le había dado el mayor de todos los imperios que había en aquel tiempo. Había sido usado como un azote contra Israel, pero había de recibir su castigo, porque a este gran rey se le quitó su trono por causa de una demencia que le duró siete años. Esta fue una enorme "caída" para un gran rey que había causado que todas las naciones "temblaran". Todas las naciones le temían y una tras otra cayeron ante él. No es de extrañarse que el profeta dijera de él: "¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades, que a sus presos nunca abrió la cárcel?"

Estas palabras no encajan en l carácter de un supuesto poder del Diablo. Este era un dictador, uno que había conquistado a Israel con gran matanza por la voluntad de Dios. Los había llevado cautivos a Babilonia; había conquistado Siria, Egipto, Moab, Amón, y Arabia y muchas otras tierras. Su orgullo y arrogancia no conocía límites, y un día, en el Palacio de Babilonia, hizo el jactancioso discurso: "¿No es esta la gran Babilonia que yo edifiqué para casa real con la fuerza de mi poder, y para gloria de mi majestad?" (Daniel 4:30). Cuando aún pronunciaba las últimas palabras, una voz del cielo dictó juicio contra él y le fue quitado su trono (Daniel 4:31). ¿No ve usted en estas impías palabras las mismas expresiones que menciona Isaías?: "Sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo" Isaías 14:14).

ISRAEL BENDECIDO:

Pero note de nuevo las palabras de Isaías 14:1-4. Dios había de hacer regresar y bendecir a Israel y ponerlos de nuevo bajo su protección, aun cuando estaban a punto de ir en cautividad. Israel efectivamente regresó de Babilonia, pero la profecía, en su plenitud, no se había cumplido plenamente. Entonces note las palabras: "Y en el día que Jehová te dé reposo de tu trabajo y de tu temor, y de la dura servidumbre en que te hicieron servir, pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia [...]. ¡Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro!

La ciudad de Babilonia dejó de existir, y está ciertamente desolada. Pero Israel, el pueblo al cual oprimió Nabucodonosor, está de vuelta en su tierra. La parábola aún debe aplicarse contra sus muchos destructores, todos los cuales procuraron traer temor y espanto sobre Israel. Sin embargo, ellos quedan liberados de este temor y espanto por la voluntad del Padre. Leemos que "Jehová te dará reposo de tu trabajo [sufrimiento]" (Isaías 14:3).

El Lucifer de Isaías 14 no era un ángel caído, ¡era el rey de Babilonia!


<< La Verdad Bíblica Acerca de...