La Verdad Bíblica Acerca de... El Rapto

"Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor". (1 Tesalonicenses 4:17).

EL PUNTO DE VISTA TRADICIONAL:

El punto de vista tradicional de las iglesias acerca de la doctrina llamada "El Rapto" es que al fin del tiempo de este mundo, el Señor Jesucristo regresará del cielo y revoloteará sobre la tierra en el aire.

Él causará que las almas inmortales de los santos salvos fallecidos de todas las épocas, también regresen del cielo para reunirse con sus cuerpos para la resurrección.

Los santos que estén vivos serán arrebatados de la tierra junto con los santos muertos que ahora han resucitados, y juntos tendrán un beatífico encuentro con el Señor en el aire.

El Señor los llevará a todos al cielo para que vivan con él eternamente.

COMO SURGIÓ LA DOCTRINA:

Esta doctrina se basa en parte en las enseñanzas tradicionales de las iglesias acerca de la supuesta "inmortalidad del alma humana" y de que el alma "se va al cielo o al infierno", y en parte en una interpretación literal de la referencia bíblica 1 Tesalonicenses 4:17. Como hemos mostrado en otros estudios (véase "La verdad acerca de la inmortalidad del alma", y "La verdad acerca del cielo y del infierno"), estas enseñanzas tradicionales de las iglesias tienen su origen en las religiones de los antiguos paganos egipcios, romanos y griegos.

En los siglos segundo y tercero, la Iglesia Cristiana se propuso evangelizar al mundo pagano. Pero se dio cuenta que la única manera en que se podía ganar muchos conversos del paganismo era transigir la clara enseñanza de la Escritura para acomodarse a las creencias paganas, haciendo así al "cristianismo" mucho más aceptable. Habiéndoseles ofrecido la opción del "cristianismo" paganizado o la espada, los paganos vieron que no tenían que cambiar sus creencias básicas acerca de la muerte y el Más Allá (véase el estudio "La verdad acerca de la muerte y el Más Allá"). sólo tenían que acomodar la nueva enseñanza a la que ya tenían. Podían conservar la vida con el cristianismo paganizado, o permanecer totalmente pagano y morir. La mayoría de las personas preferían transigir antes que morir por sus inflexibles ideas religiosas.

De esta manera, la así llamada "Iglesia Cristiana" transigió con el cristianismo bíblico y los paganos transigieron con el paganismo. El resultado es lo que tenemos en gran medida a nuestro alrededor hasta el día de hoy; una mezcla de paganismo y cristianismo, o, cristianismo paganizado. Esto, más el temor de la muerte, ayudado por las cruzadas y por la Inquisición, produjo masivas conversiones nacionales. Europa, que había sido totalmente pagana, se hizo un poco menos pagana al aceptar el catolicismo en vez de la espada. Se hizo principalmente católica y se hacía llamar "cristiana". La doctrinas y costumbres religiosas seguían siendo en gran medida las mismas; ¡sólo cambiaron los nombres de las cosas!

Después de un cuidadoso estudio se descubrirá que la doctrina del Rapto, según se ha delineado, procede en parte de la tradición de la Iglesia y en parte procede de la Biblia.

¿ES VERDADERA ALGUNA PARTE DE LA DOCTRINA?

Obviamente, aquella parte de la enseñanza que se basa en el significado correcto de 1 Tesalonicenses 4:7 debe ser verdadera, porque la Biblia es la palabra de Dios infalible, y totalmente inspirada.

Es cierto que los muertos en Cristo resucitarán a su venida; que los santos que estén vivos serán llevados con ellos para encontrarse con el Señor, y que, asumiendo la aprobación en el juicio, todos de ahí en adelante estarán para siempre con el Señor, como "reyes y sacerdotes" en la tierra. (Apocalipsis 5:10).

Lo que no es cierto, porque no se enseña en la Biblia, es que almas inmortales vuelvan a entrar en cuerpos, suban al aire para encontrarse con el Señor, y después se vayan al cielo para estar para siempre con él.

DEBEMOS GUARDARNOS DE LA TRADICIÓN DE LA IGLESIA:

Las iglesias tradicionales afirman que son la iglesia de Cristo, a pesar de que han adoptado en su teología enseñanzas paganas que él no enseñó, tales como el alma inmortal, la ida al cielo o al infierno, un Diablo y Satanás sobrenatural, la sustitución, Dios una Trinidad, y así sucesivamente. Por lo tanto, su afirmación es falsa, o, a lo más, una vedad a medias (siempre más peligrosa que una mentira rotunda). Su afirmación es falsa porque muchas de sus tradiciones no tienen respaldo alguno de la Biblia, la palabra de Dios. Su afirmación es una verdad a medias en el sentido que la verdad completa es que son un cristianismo falso, que tiene un poco de la Biblia y mucho paganismo en ropaje bíblico.

Es por eso que Jesús mismo llama a la "Iglesia Cristiana" UN MISTERIO: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA" (Apocalipsis 17:5). Es porque él la simboliza como "la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas" (v. 1), como "el falso profeta" (cap. 16:13), y como "una bestia que subía de la tierra" con "dos cuernos semejantes a los de un cordero, pero hablaba como dragón" (cap. 13:11).

Debido a que el cristianismo del siglo XX no es el cristianismo del primer siglo, y ha corrompido la verdad, debemos ser muy cautelosos ante las enseñanzas de las iglesias, porque tal vez no recibamos la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad sobre un asunto tan importante como lo que Dios quiere que creamos para alcanzar la salvación.

EL PELIGRO DE LAS CREENCIAS INCORRECTAS:

"El simple todo lo cree; mas el avisado mira bien sus pasos" (Proverbios 14:15). Cuando creemos algo sin verificar si es verdad, entonces somos crédulos e ingenuos, y de seguro seremos como "ciegos guiados por ciegos". En asuntos de dinero (lo que afecta nuestro estilo de vida diaria) y de religión (que afecta nuestro estilo de vida eterna) debemos tener el máximo de cautela sobre lo que aceptamos como "la verdad del evangelio". Si creemos una mentira, ésta sigue siendo una mentira a pesar de que la crean a escala mundial. Dios quiere adoradores "en espíritu y en verdad", que crean y hagan lo que él considera que es correcto.

LA VERDAD DEL ASUNTO:

La verdad acerca de la doctrina llamada "El Rapto" es:

En un tiempo determinado en el futuro, que sólo Dios conoce, Jesús regresará a la tierra de manera visible y corporal (Salmos 102:16; Mateo 24:36; Hechos 20:23).

Él resucitará de sus sepulcros a todos los de cualquier generación desde Adán, que hayan conocido su verdad y la hayan obedecido, y a todos aquellos "en Cristo" (1 Corintios 15:20-23).

Ellos, juntamente con los responsables que en ese tiempo estén vivos, serán trasportados al tribunal de Cristo, cuya ubicación es un tema de alguna diferencia de opinión entre los estudiantes de la Biblia; algunos piensan que podría ser en el Sinaí, mientras que otros estiman que la ubicación exacta no se ha revelado (1 Tesalonicenses 4:17; Romanos 14:10).

A los creyentes fieles se les dará la inmortalidad y un lugar en el reino de David restaurado, el cual será el reino de Dios en la tierra (Hechos 1:3, 6; Daniel 2:44; Lucas 1:31-33).

El reino de Dios en la tierra, dirigido por Cristo, durará 1.000 años, después de lo cual será el reino de Dios para siempre. Habiendo sido eliminados totalmente el pecado, las enfermedades y la muerte, la comunión entre Dios y el hombre se habrá restaurado (1 Corintios 15:24-28; Apocalipsis 20; 21:1-7).

LO QUE DEBEMOS HACER PARA PREPARARNOS PARA SU VENIDA:

Es una gran verdad que Jesucristo vendrá de nuevo. Primeramente vino como Profeta de Dios, y ahora es Sumo Sacerdote de Dios en el cielo, y a su regreso será "Rey de reyes y Señor de señores" (Juan 18:33-38; Apocalipsis 19:16).

Es un privilegio muy grande conocer la verdad de las Escrituras, porque lo hace a uno libre, libre de la esclavitud del error de la Iglesia, del pecado personal, y de la muerte eterna (Juan 8:32). Para ser libres debemos creer lo que a Dios le complacería que creamos y hagamos lo que a él le complacería que hagamos (véase Marcos 16:15-16).


<< La Verdad Bíblica Acerca de...