La Verdad Bíblica Acerca de... Dios

"Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado" (Juan 17:3).

MUCHOS DIOSES Y SEÑORES

"...sabemos que un ídolo nada es en el mundo, y que no hay más que un Dios. Pues aunque haya algunos que se llamen dioses, sea en el cielo, o en la tierra (como hay muchos dioses y muchos señores), para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre, del cual proceden todas las cosas, y nosotros por medio de él. Pero no en todos hay este conocimiento" (1 Corintios 8:4-7).

El apóstol Pablo escribió estas palabras a sus hermanos en Cristo, en Corinto, una gran ciudad que se infamó en el Viejo Mundo por su inmoralidad sexual. La gente de esta ciudad adoraba a un ídolo, la diosa Venus, que los romanos llamaban Afrodita y al millar de 'sacerdotisas' de esos dioses, las que presumiblemente los premiaban con sus favores.

En Efeso, Pablo encontró a "Diana de los efesios", que tenía muchos pechos. En Atenas, encontró muchos altares para muchos dioses, uno de los cuales era para "el Dios desconocido" (Hechos 17:16-24). Los romanos, los griegos, y otras naciones, todos tenían sus propios dioses, pero ninguno de estos 'dioses' podía librar a sus devotos de sus pecados o de la muerte. Aunque escribiendo por inspiración de Dios, Pablo también tuvo experiencia de primera mano con muchos de esos 'llamados dioses', y 'muchos dioses y muchos señores'.

Pablo era un cristiano judío y por su íntimo conocimiento de las Escrituras judías, (que nosotros conocemos como el Antiguo Testamento), así como por inspiración de Dios, pudo decir: "para nosotros, sin embargo, sólo hay un Dios, el Padre". Por su encuentro con el Señor Jesús resucitado en el camino a Damasco, llegó a conocerlo como "Señor", 'Maestro o gobernante' (Hechos 9:1-16).

Aunque el mundo de nuestros días es totalmente diferente del que había en el primer siglo, no obstante, espiritualmente, las cosas son básicamente las mismas. Alrededor del mundo hoy día aún se adora a muchos 'dioses', la inmoralidad está aún incontrolable, todavía se reconocen muchos 'señores', e incontable número de personas aún piensan que su 'dios', sea que se llame la 'Trinidad', 'Brahma', 'Aláh', etc., es el único Dios. Pero no conocen al Dios a quien el Señor Jesús llamaba "mi Padre" y "el único Dios verdadero".

HAY UN SOLO DIOS VERDADERO:

El Señor Jesús y el apóstol Pablo llamaron "Dios" al "Padre" (1 Corintios 8:7; Juan 17:3). Las palabras de Pablo en Hechos 17:17-34, intentaban corregir la falsa adoración de los atenienses, quienes, si embargo, se consideraban muy 'religiosos' y muy sabios. Las palabras de Pablo a los atenienses aún están vigentes para corregir las muchas falsas ideas que existen en nuestros días acerca de Dios.

A Dios se le llama "el Padre" porque creó todas las cosas que tienen su continua existencia por medio de su poder espiritual. Si él fuese a retirar su Espíritu, su poder creativo y sostenedor, y su aliento, todo perecería. Nosotros los humanos regresaríamos inmediatamente al POLVO (véase Génesis 3:19; Eclesiastés 3:20). Dios es nuestro Creador y "nuestro Padre que está en los cielos".

EL NOMBRE DE DIOS:

Cuando Dios envió a Moisés a que sacara a los hijos de Israel de Egipto, Moisés sabía, porque el Padre lo había dicho, que ellos le preguntarían: "¿Cuál es su nombre?" De este modo, Dios reveló su Nombre del Pacto como "YO SOY EL QUE SOY" (Éxodo 3:14). Esta traducción no ha vertido adecuadamente la palabra hebrea 'EHYEH', la primera persona, tiempo imperfecto (futuro continuo) del verbo 'ser'. "YO SERÉ" es una traducción más precisa, como se sugiere en una 'nota' de la 'Revised Version'. Dios, que es amor, continuará siempre dando de sí mismo para ayudar y salvar a otros, especialmente a su pueblo del Pacto.

Sin embargo, cuando Moisés habló acerca de Dios, debió decir "ÉL SERÁ" (Hebreo YHWH, que debe pronunciarse Yahvéh). Si se preguntare: "¿Qué será Dios?"; la respuesta es: "ÉL SERÁ el libertador de su pueblo, los hijos de Israel" (Éxodo 3:8, 10, 17). Sin embargo, las promesas de Dios de liberar continuamente a Israel, su pueblo del Pacto, es sólo una parte de su plan mayor de salvar continuamente a todos los que confían en él. El nombre de Dios promete su continua gran obra de manifestarse como un Salvador, liberando sin distinción a todos los que pongan su fe y confianza en él.

El nombre de Dios no sólo promete liberar al pueblo judío. Promete que él llegaría a ser un Salvador del mundo. Al fin del Milenio (véase la Verdad acerca del Milenio), Dios salvará a todas las naciones y la tierra será llena de la gloria de Dios (Véase Números 14:21; Habacuc 2:14). Por medio del Señor Jesucristo y sus hermanos glorificados, Dios salvará primeramente a Israel, su pueblo escogido y del Pacto, y después a todo el género humano, del pecado, enfermedades y muerte. El Hijo de Dios, el Señor Jesucristo, llegará a ser 'el Salvador de todos los hombres', especialmente de aquellos que creen (Éxodo 2;23, 25, 3:8, 12, 17; 1 Timoteo 4:10). El nombre de Dios promete LA SALVACIÓN DE ISRAEL Y DEL MUNDO, y que Dios llegará a ser Padre de todas las naciones (véase "La Verdad acerca de Jesucristo").

LA NATURALZA DE DIOS

Dios es un Ser Espiritual y nosotros estamos formados a su imagen. Un ser espiritual es la forma más alta de vida, y se llama vida eterna o vida sin fin (Juan 4:24). Como el Señor Jesús siempre obedeció al Padre, incluso hasta la muerte en la cruz, Dios lo resucitó de entre los muertos y le dio vida eterna, para que tuviera un cuerpo espiritual semejante al de los ángeles y al de Dios mismo. También le dio una gran honra (Filipenses 2:8-11). ¡El Señor Jesús ahora posee la misma naturaleza de su Padre Celestial!

Si ahora somos fieles a Dios, hay una seguridad de que en la resurrección "esto mortal se [vestirá] de inmortalidad" (1 Corintios 15:53). ¡En el presente, no tenemos ninguna forma de inmortalidad!

EL CARACTER DE DIOS:

El nombre de Dios también contiene una revelación de su carácter justo o recto; "un Dios justo y Salvador" (Isaías 45:18-25). Dios concede misericordia a aquellos dignos de misericordia, y justicia a aquellos dignos de justicia (Éxodo 33:17-19; 34:5-7; Deuteronomio 5:9-10). Pablo declara: "Mirad, pues, la bondad y la severidad de Dios" (Romanos 11:22).

DIOS HACE SALVADOR AL SEÑOR JESÚS

Dios ha hecho al Señor Jesús "el Salvador de todos los hombres, especialmente de aquellos que creen". A su regreso a la tierra, el Señor Jesús establecerá el "reino de Dios" para remplazar y consumir a "todos estos reinos" [de los hombres] (véase Daniel 2:44; Miqueas 4:8; 1 Corintios 51:20-28). ¡Él salvará al mundo! La salvación de Dios está disponible a todos nosotros por medio de la fe y bautismo en el Señor Jesucristo.


<< La Verdad Bíblica Acerca de...