De Edén a Babel

Lección 2

LECTURAS BIBLICAS: Génesis, capítulos 4- 11; 1 Pedro 3:20-21

Después de que el hombre fue echado de Edén, la historia de la población de la tierra y el relato de los dos principales juicios están en su totalidad descritos en los primeros 11 capítulos de Génesis. Esta porción de la Biblia describe casi 2000 años de la historia del género humano en muy pocas palabras. El relato es breve, pero las cosas que se revelan son significativas en el desarrollo del plan y propósito de Dios para la salvación del hombre.

La historia del diluvio puede parecer a algunos una fábula. Es importante recordar que el Señor Jesucristo dio credibilidad al relato cuando dijo: "Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del Hombre. Comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entró Noé en el arca, y vino el diluvio y los destruyó a todos" (Lucas 17:26-27)

La historia de Babel describe el comienzo de la confusión para las religiones de este mundo. La Gran Babilonia, la "MADRE DE LAS RAMERAS" tiene sus raíces en Babel. (Véase Apocalipsis 17) Fue en Babel donde se confundieron los lenguajes y se inició la corrupción en la forma de rendir culto. Nosotros hemos heredado las características de la apostasía que se originó en Babel.

POR LO QUE HA LEIDO HASTA AHORA, UD. DEBERIA HABER APRENDIDO LOS SIGUIENTES IMPORTANTES DATOS BIBLICOS:

1. Caín y Abel eran hermanos, cada uno de los cuales hizo ofrendas a Dios. Caín ofreció el fruto de la tierra y Abel ofreció las primicias de su ganado.

2. La ofrenda de Abel fue más aceptable para Dios porque siguió la pauta de las "túnicas de pieles" que proveyó Dios para cubrir el pecado de sus padres. La ofrenda de Abel contenía el derramamiento de sangre para la remisión de pecados. (Véase Hebreos 9:22)

3. Esto nos ayuda a entender que debemos adorar a Dios de la manera que él lo ha establecido. No estamos en libertad de crear una forma propia de religión o sacrificio.

4. La Biblia no nos dice de donde vino la esposa de Caín. Sin embargo, debemos tener presente el lapso de tiempo transcurrido en estos primeros capítulos de Génesis, y recordar que Eva fue la madre de todo ser viviente. La esposa de Caín habría estado emparentada con él.

5. Después de la historia de Caín y Abel, la condición moral de la gente, que había empezado a multiplicarse en la tierra, se deterioró. Muchos siguieron los caminos del pecado, y prevaleció la maldad.

6. Como la maldad era tan grande en la tierra, Dios consideró necesario juzgar a la tierra. Envió un gran diluvio para destruir la tierra, al hombre y a las bestias, salvándose sólo unos pocos para preservar y renovar la vida después del diluvio.

7. Dios estaba especialmente disgustado con los "hijos de Dios" (aquellos que eran de las familias que normalmente le habían servido a él) Ellos estaban casándose fuera de su fe, escogiendo sus esposas de entre las hijas de hombres mundanos. Esta es una lección para nosotros. Este principio del "matrimonio en el Señor" se bosqueja muchas veces en la Biblia.

8. La gente "en los días de Noé estaban comiendo, bebiendo, y casándose", todo sin respeto por Dios. Jesús nos dice que las condiciones serán las mismas cuando él regrese a esta tierra para juzgar a este mundo en justicia. (Véase Lucas 17:26-30)

9. Había millones de personas en la tierra, pero sólo 8 se salvaron del diluvio porque Noé sirvió a Dios y halló gracia a su vista. Se salvaron Noé, su esposa, sus 3 hijos y sus esposas) La gracia es una bendición que Dios puede extenderla a aquellos que creen en él y le obedecen. (Véase Efesios 2:8-10)

10. Noé, su familia, y todos los animales se salvaron en el arca, la que los protegió del agua. El arca era una representación de Cristo, y las aguas una representación de nuestro bautismo en Cristo. (Recuerde la lectura de 1 Pedro 3:20-21)

11. Después del diluvio, Dios colocó un arco iris en el firmamento como una señal de su convenio de que él nunca más volvería a destruir la tierra por medio del agua.

12. A medida que la gente se multiplicaba en la tierra después del diluvio, nuevamente volvieron al pecado, y procuraron una manera propia de salvación. Construyeron una ciudad y una torre en Babel. Estaban creando una forma propia de religión, sin Dios.

13. Dios no estaba complacido con su independencia; destruyó su torre, confundió su lenguaje, y los esparció por toda la tierra. Siempre debemos recordar todo lo importante que es tener respeto por Dios. No necesitamos construir nuestras propias torres de seguridad. Él nos protegerá y salvará del mal si lo reconocemos a él. (Véase Proverbios 3:5-6)

VERSOS SUGERIDOS PARA APRENDER DE MEMORIA: 1 Pedro 3:21; Génesis 6:8.

<< Curso Basico de la Biblia